Imagen post emprender a los 50
Publicaciones LinkedIn

Emprender a los 50+

Iniciar un nuevo camino y emprender a los 50+, supone enfrentarse a decisiones y situaciones en entornos de incertidumbre. Esta incertidumbre tiene dos componentes, uno personal que depende de cómo somos capaces de afrontar estas decisiones/situaciones y otro que esta sujeto al mercado, los clientes, los competidores y al entorno.

Este fenómeno de la Startup y el Emprendimiento se ha visto amplificado por la economía digital y los negocios online y ha asociado esta actitud/cualidad ha un segmento demográfico que vá desde los 20 a los 40 años. Muchas han sido las iniciativas en este entorno, que por su novedad han acaparado la atención, dejando en un segundo lugar otras que han estado relacionadas con negocios/sectores tradicionales y que también han supuesto innovaciones, ya sea en el producto/servicio, su personalización, su adecuación a las nuevas realidades de consumo, etc.

También existen proyectos para otros colectivos de personas y para sectores/mercados tradicionales. Todos ellos comparten “la ilusión” como motor de la innovación y el espíritu de emprender algo nuevo. Y sí, ahí “cabemos todos”, sin distinción de género, edad, procedencia, nivel de formación, …

Plantear diferentes escenarios debe ayudarnos a anticipar situaciones posibles y/o previsibles, ya que las que no lo son “ya llegarán sin previo aviso”. La “Era Covid” nos está demostrando que por preparados que estemos siempre habrá lugar a la sorpresa y a la existencia de situaciones nuevas que afectaran al mercado y a los comportamientos de los usuarios/consumidores de maneras muy diferentes a las actuales.

Entre los distintos escenarios que debemos manejar, el “abandono” del proyecto (el mal-llamado “fracaso”) debe estar presente en el proceso de planificación de manera que podamos abordar este evento de la manera más “constructiva posible”, ya que no siempre será el final … y también puede convertirse en el inicio de algo nuevo …

Por tanto, ya sea “desde cero” o aprovechando lo aprendido de nuestros errores, es tiempo de innovar y tiempo de “lanzarse”. Emprende esa idea que llevas madurando, sal de tu zona de confort, ahora es tan buen momento como cualquier otro. No pienses que tu edad refleja tus posibilidades, es un número más de la ecuación que no debe condicionarte y…. ¡Mucha Suerte!

*Ver Post en nuestro perfil de LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.